DANI ORVIZ

POETA+SLAMMER+SHOWMAN

SALGO EN LA ANTOLOGÍA LATEXO BEAT

Posted by on Jan 23, 2018

SALGO EN LA ANTOLOGÍA LATEXO BEAT

Este mismo mes de enero ha salido al mercado la antología poética LATEXO BEAT, editada por Editorial Galaxia, y en la que Marcos de la Fuente y Vanessa Álvarez hacen recopilación de las voces y artistas que hemos pasado por su KEROUAC FESTIVAL a lo largo de sus ediciones, que ahora no recuerdo cuantas son.

Allí comparto páginas con amigos a los que admiro tanto como David Trashumante, Olaia Pazos, Mónica Caldeiro o Nilson Muniz, por ejemplo. Y también con grandes nombres como los de Felipe Zapico, Javier Gallego y muchos más figurones.

Es una antología variada y con un evidente sabor beat, como les gusta a sus creadores, que me ha servido para descubrir y disfrutar a nombres a los que les seguiré la pista desde YA.

 

Para cerrar, añado aquí el poema con el que participo, perteneciente a mi poemario digital VIEJO CAOS UNIVERSAL. Se trata del poema LA PLAGA GALÁCTICA, homenaje a las viejas máquinas de marcianitos y a muchas cosas más.

 

LA PLAGA GALÁCTICA.

 

Calendarios con desnudos y páginas de revistas
para la esquina sagrada de los antros nauseabundos
en los que has llegado a ser el mejor especialista

en perseguir la dorada
madrugada
de otros mundos.

Llegas cual súper estrella de los años de la peste:
Taciturno, más guiado por el fugaz no-se- qué
que te impulsa a ir recogiendo por latifundios celestes

salidas
para una vida
sin ningún salto de fe.

El amigo americano grita "¡Sálvese quien pueda!"

y se termina el verano.

Delante de ti el villano
y en tu mano
la moneda.

Y en el cielo los marcianos que van atacando en olas.

La resistencia es en vano.

Frente a ellos el humano
y en su mano

la pistola.

Calendarios con preguntas y páginas de recortes
en los rincones oscuros de la morada del mal
en la que en cada batalla acabas perdiendo el Norte

llenando los cementerios
del gran imperio
espacial.

De la primera oleada no queda casi ninguno,
compruebas con mucha clase mirando cómo aparecen
en el centro de la escuadra ristras de ceros y unos

que deletrean la frase
"tus bases
nos pertenecen."

Pero el brazo que te alegra se te ha quedado ya tonto

y el enemigo celebra
que una llamarada negra
te desintegra
de pronto.

Mas no encuentran el sosiego tus migajas esparcidas

porque revives de nuevo

para comprobar con doble ferocidad renacida
que en este infinito juego
continúa vivo el fuego

y aún te quedan

muchas vidas.

 

 

 

..

Submit a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *